SOY UN CABALLERO

Soy un caballero. No un caballo ni un hombre, un león.

El hombre macho, un caballero de verdad, ofrece sus sentimientos sin cuestionar. A una dama, que no se lo espera, que lo espera, que los necesita o no, no importa, los ofreces sin dudar.

Un caballero no hiere a una dama. Un hombre macho la alaba, la quiere y la cuida de forma incondicional. Un hombre, es y siempre tiene que ser, un caballero de verdad.

En una situación de pareja incomóda, un hombre siempre cuida a su mujer, y antes de ponerle las manos se prefiere arrodillar. Y decirle lo que sea necesario para la situación remediar:
Entiendo que estás enojada, y que ahora mismo no te puedes comunicar. Pero yo soy un hombre, un caballero, y aquí por tí voy a esperar.
No tienes de qué preocuparte, un hombre serio nunca te va a herir, un hombre serio nunca te va a maltratar. Y sabes bien que yo soy un caballero, un hombre de verdad.
A tí mi dama, mi bella esposa, una linda mujer. Te tengo y te doy todo el respeto que mereces. Por éso me arrodillo, hasta que todo se pueda entender.
Tú hombre, yo, un caballero. Te digo que mi amor por tí nunca va a desaparecer.

No hay comentarios.:

Entradas populares