UN ABRAZO DE 1,000 GOTAS: LA LLUVIA

Hoy salí, al patio, empezó a llover.
Corrí hacia adentro. Llegó la lluvia, me tengo que esconder.

Tan pronto me cubrí, me detuve a mirar.
La lluvia me llamaba, mi cuerpo se quería mojar.

No resistí por mucho, a mi cuerpo escuché.
La lluvia empezó a mojarme, un increíble placer.

Me detuve unos segundos.
Me detuve, tenía que pensar.
De repente, llegó el mensaje.
La lluvia me quería saludar.
También quiere saludarte a tí.
Este es el mensaje, que la lluvia, quiso compartir.

Cuando me veas, no huyas, estoy aquí para hacerte feliz.
Recuerda cuando niños, jugábamos sin fin.
Te encantaba estar conmigo, no te importaba tu ropa mojar.
Ahora que estás grande, mucho menos te tienes que preocupar.

Espero que cuando me veas, me salgas a saludar.
Yo soy la lluvia, un amigo, que te hago recordar.
Que te ayudo a sentir. Te recuerdo como vivir.
La lluvia, tu amiga, estoy para asistir.

Entradas populares